top of page

¿Sí o no transmitir presión al equipo?

Actualizado: 23 jun 2023


Foto de Lisa Fotios
Foto de Meow Meow

En una conversación con un grupo de líderes sobre efectividad de equipos surgieron distintos puntos de vista en cuanto a transmitir presión al equipo.


A menudo utilizamos la palabra presión con tal naturalidad que no nos detenemos a pensar en qué significado le damos.


Al fin de cuentas es una metáfora, no entramos a las salas virtuales o físicas a literalmente empujar a los integrantes. Esa sensación de fuerza intensa aplicada en algún sentido está en nuestra interpretación dentro de una cultura de trabajo.


Incluso un mismo anuncio, opinión, pedido, orden, etc va a tener un efecto distinto según la dinámica que hemos tenido hasta el momento.


He participado en ámbitos donde una expresión sutil era recibida con intensidad o como agresiva y otros en los que un pedido enfático, directo y urgente era considerado como bien intencionado e incluso esperado.


Reflexiono y doy mi opinión aquí brevemente sobre algunos puntos.

  • Seguridad psicológica vs aislamiento en una burbuja

Para resguardar a los miembros del equipo de sentirse heridos ocultamos lo que pensamos o queremos, le huimos a la precisión o al énfasis necesarios.

  • Nos guardamos noticias que tenemos del contexto, tal vez incierto o desfavorable. Así generamos sorpresas que se vuelven aún más difíciles de gestionar una vez que estallan.

  • Reprimimos opiniones sobre cómo deberían actuar los integrantes. Con frecuencia son pensamientos sin digerir, sin un fundamento claro. Entonces actuamos en consecuencia a lo que creemos, pero no lo transparentamos. Así nuestras propias conductas se vuelven difíciles de leer y predecir.

  • Quitamos el derecho del equipo a tener un rol activo, a ser tanto parte de la detección de problemas como de posibles soluciones o contenciones.

  • Promovemos un ambiente donde la información se estanca. Esto de retener también nos vuelve en el sentido opuesto y abruptamente nos enteramos de situaciones cuando se vuelven inmanejables o irreversibles.


  • Estrategia en un ámbito de incertidumbre vs frenetismo sin cabeza

También lo que hacemos es transmitir absolutamente todo lo que se nos ocurre sin ningún tipo de amortiguador, de buffer. Compartimos absolutamente todas las ideas que vienen a nuestra mente, cambiando el rumbo cada día, nublando la visión. Es decir, a la incertidumbre propia de la situación, le agregamos nuestras propias oscilaciones. Eso contribuye a la tensión del equipo, que entra en una vorágine de actividad sin orientación o en una parálisis. Lo que parece ser proactividad y decisión enérgica es una falta de sentido de visión y priorización.


  • Vulnerabilidad vs fragilidad

Utilizamos al equipo para nuestras catarsis únicamente, o nos mostramos como meros receptores de órdenes provenientes de alguien más sin hacernos cargo de nuestra responsabilidad, de nuestra respuesta a las circunstancias.

  • El equipo deja de pedirnos lo que necesita o de traernos lo que observa porque cree que no vamos a poder lidiar con eso.

  • Nos empiezan a saltear y buscan otros interlocutores que sí tengan aparente capacidad de acción o escucha.


  • Transparencia de contexto versus brutalidad

Con un tono de constante emergencia y alarma así como modalidad únicamente autárquica, colocamos tiempos de respuesta explícitos o implícitos no sustentables. Esta forma que correspodería a un ámbito de excepcionalidad la volvemos un valor, honrando estar en la lucha, trayendo a colación el sacrificio y pelearla no importa qué. Cualquier límite que alguien quiera colocar es desconsiderado e incluso excluimos a los miembros que se resistan a esta manera de gestionar.


¿Qué podemos hacer para elegir y regular la presión?


Primero que nada, reconocer cómo estamos actuando.¿Qué creencia beneficiosa está detrás de nuestro actuar disfuncional? ¿Cómo podemos canalizar esa creencia de manera que sí aporte? ¿Cómo regular los distintos tipos de presión que podemos estar ejerciendo?

  • ¿Cuándo creemos que estamos proveyendo de seguridad psicológica cuando en realidad promovemos la apatía?

  • ¿Cuándo creemos que estamos siendo claros porque damos una dirección cuando en realidad modificamos la estrategia con una frecuencia mayor que la necesaria?

  • ¿Cuándo creemos que nos mostramos vulnerables y accesibles cuando en realidad le huímos a nuestra responsabilidad frente a las decisiones que tomamos?

  • ¿Cuándo creemos que estamos siendo transparentes cuando en realidad quitamos completamente el filtro y la reflexión a nuestra manera de comunicarnos sin contemplar a quien está del otro lado y lo que puede aportar?

Foto de Meow Meow


Suscríbete al newsletter mensual de www.sabinapeskincoach.com sobre Liderazgo y Coaching.


14 visualizaciones
bottom of page