top of page

"Suficiente" y "más" en nuestras carreras: ¿paradoja?

Actualizado: 2 jun


Es constante el impulso a trazar los próximos pasos de carrera en las sesiones de coaching. Traen frecuentemente preguntas como “¿qué sigue?”, “¿qué necesito cambiar?”,  “¿qué nueva habilidad debo aprender?”, “¿qué nueva posición me conviene?”, “¿cómo lograr que me asciendan?”, “¿cómo hacer un cambio radical de rumbo?”. Encima, como coaches, también alentamos esa línea de cuestionamiento como la única posible si nos descuidamos.


Al reflexionar sobre nuestro desarrollo profesional, a menudo operamos bajo la suposición de que siempre necesitamos avanzar a un ritmo frenético. El momento presente, o el ‘ahora’, se percibe muchas veces como un lugar en el que no deberíamos estar, como si fuera el sitio equivocado y debiéramos movernos hacia un futuro lleno de mejores habilidades o posiciones.


Al escuchar un podcast en el que Aboodi Shabi hablaba sobre el concepto de  “suficientemente bueno”, me quedé pensando.


Es habitual que consideremos que “ser suficientemente bueno” está en conflicto con “el deseo de más”, como si su coexistencia fuera una paradoja. ¿Pero qué pasaría si no se tratara de autocomplacencia, sino de reconocer y valorar nuestro estado actual, nuestras experiencias y los recursos con que ya contamos?


A menudo, confundimos nuestra identidad con nuestros deseos. 


Sentimos que no alcanza con quiénes somos ahora. Esto nos lleva a un torbellino de emociones, sintiendo la presión de que no estamos progresando lo suficientemente rápido, experimentando una gran pérdida cuando las cosas no salen exactamente como queríamos, y sintiendo la obligación de establecer objetivos cuando nos encontramos en la incertidumbre. Las voces en nuestras cabezas nos dicen que tenemos que ser “arreglados”, “reparados”.


Pero, ¿qué pasa si empezamos a diferenciar entre ‘ser suficiente’ y ‘querer más’? ¿Qué pasa si comenzamos a asumir que nuestro ‘ahora’ es suficientemente bueno? Se trata de reconocer que hemos recorrido un largo camino con los recursos, habilidades y apoyo que nos han llevado a nuestra posición actual.


Sí, podemos querer más. Pero en este contexto, ‘querer’ no reemplaza al ‘ser’. No se trata de sentirnos inadecuados en nuestro estado actual, sino de de querer explorar otras experiencias que nos dan curiosidad y que creemos beneficiosas.


Amigarnos con el ‘ahora’ en nuestras carreras no significa que dejemos de esforzarnos por mejorar. Significa que aprendemos a reconocer los recursos que ya tenemos y que ni siquiera imaginábamos que poseíamos.





Comments


bottom of page