top of page

Influenciar la narrativa: ¿Podemos cambiar lo que se dice de nosotros cuando no estamos?

Actualizado: 6 may




¿Alguna vez nos hemos detenido a pensar cuánto dependen nuestras oportunidades profesionales de las conversaciones que otros tienen sobre nosotros? Podríamos exclamar: “¡Pero he hecho tanto y no me reconocen!” o “¡Cómo pudieron elegir a alguien más!”.


No busco generar una paranoia de “¡uh!, ¿qué estarán diciendo?”. Ya sea porque deseamos abrirnos camino en un territorio desconocido o porque anhelamos ser reconocidos con un ascenso o premio, lo que se dice de nosotros cuando no estamos presentes es más relevante en ese exterior que nuestras propias fantasías.


¿Cuántas frustraciones surgen de la creencia de que, de manera mágica, se percatarán de nuestras acciones y del impacto que generamos?


No podemos controlar lo que se dice de nosotros en las reuniones de evaluación de desempeño o en las decisiones de contratación.


Lo que sí podemos hacer es revisar nuestras interacciones y la solidez de la evidencia de nuestro impacto y trabajo. ¿Y qué es lo que valora el sistema que deseamos que nos reconozca? Esas redes conversacionales, ¿qué es lo que privilegian?


Cambios horizontales y verticales


Los cambios horizontales son enriquecedores a nivel de carrera, sin embargo, necesitamos que las personas nos elijan nuevamente pero de una manera distinta. También, si hemos tendido hacia algo y ahora queremos ser percibidos de manera diferente, necesitamos actuar y ver cómo hacer llegar ese nuevo accionar a las personas que nos conocen como hemos sido y que les resulta más sencillo vernos como nos estaban viendo.


Y en los crecimientos verticales, el entorno necesita acostumbrarse a vernos de otra forma, en nuestra nueva autoridad. Eso no sucederá solamente por tener un nuevo cargo.


Autenticidad y valores revisados


Los procesos externos son tan importantes como los procesos internos. Una marca personal que parece que funciona pero que nos resulta inauténtica o agotadora, nos puede llevar a lugares que no deseamos visitar. Por ejemplo, frases como “pueden contar con nosotros”, “somos autosuficientes”, “nos adaptamos a lo que venga” pueden ser llevadas al extremo y repercutir en nuestra sostenibilidad laboral y bienestar personal.


Es decir, independientemente de lo que suceda con nuestra marca fuera, y su aparente éxito, es crítico tener un interior arraigado con valores revisados, que nos permitirán transitar lo que atravesemos.


Un plazo más largo


En entornos corporativos o con inminentes reuniones con prospectos, pensamos mucho en la marca personal en lo inmediato, el siguiente contrato, el siguiente ascenso. Sin embargo, la marca personal, si la pensamos a mediano y largo plazo, nos permite considerar otra estrategia incluyendo lo que dicen nuestros actuales y previos compañeros, colaboradores, jefes/as, clientes, proveedores, stakeholders.

12 visualizaciones

Comments


bottom of page